domingo, 17 de octubre de 2010

HAGASE LA LUZ DE LA LIBERTAD

                                                             Jorge Caro Valera

Acuérdense de Platón, quien ejemplarizo la ignorancia (temor, oscuridad y caos), y la sabiduría (conocimiento, luz y orden); todo eso nos dice cuando nos contó la historia del hombre que fue ocultado toda su vida en una cueva oscura y al llegar el día en que lo sacan a la superficie, tanta fue su admiración por la luz, que comenzó a adorar al sol la fuente de donde provenía dicha luminosidad. De allí entonces de la ignorancia nace el temor, que luego al convertirse en conocimiento parcial empieza a ser sabiduría. Podemos darnos cuenta además que cuando se vence el miedo se va liberando de su ignorancia, y cuando se conoce se va adquiriendo la luz de la LIBERTAD.

Pues bien, la sabiduría de la época se convierte en patrón de ideología y cultura hasta que alguien lógicamente demuestre que no es así; el ciclo dialectico por lo tanto continúa. El hombre es la figura y mente suprema del mundo; recordemos sino a Diógenes, quien provisto de una lámpara encendida y en pleno día buscaba un hombre, muchos se le acercaban diciendo aquí estamos, pero él seguía buscando porque no eran más que unos simples seres irracionales, ya que no poseían conocimientos de filosofía ni geometría (lo máximo hasta ese entonces).

Cuando los hombres de este tiempo tienen temor a cambiar su vida (orden establecido) es la ignorancia lo que les hace temer al cambio, aunque nuestra vida sea injusta y miserable deseamos conservarla cuando domina la ignorancia reina el miedo, cuando se vence a ambas, se abren las puertas de la justicia y la vida; esto es lo que se conoce como sabiduría (cambio lo injusto o malo por lo justo o bueno), se comienza por lo tanto a ser LIBRE, a tener paz, sino veamos lo que dice la Biblia - libro histórico y filosófico por excelencia al respecto: en Jn: 8,32 “la verdad os hará libres”, claro, ustedes me responderán seguro con Prov.: 1,7 que dice “la sabiduría es temer a Dios”, de cualquier forma como conciban la sabiduría, lo que los hombres de este tiempo deben hacer es, vencer sus temores, buscar y luchar por un ideal de justicia que vendría a ser la única verdad, una vez conquistada la justicia habrán encontrado el más utópico de los ideales, la libertad.

¿Sabe cómo se aprende a no tener miedo a vencer su ignorancia?, no es fácil, primero debemos aprender a decir la más valiente y noble de todas las palabras: NO, decir no es, oponerse a la mentira, a la hipocresía, a la injusticia de este orden de ideas, de vida y de cultura, que siempre hemos defendido sin haber o comprender por qué; busquemos una nueva moral, un nuevo hombre, una nueva vida. La lucha ideológica y política está a nuestro alcance, eduquemos al nuevo hombre, no encasillándolo en una determinada ideología sino, enseñándole a darse cuenta por sí mismo; enseñémosle a reflexionar, analizar, comprender y criticar la realidad, alentemos su confianza en sí mismos, démosle la libertad de opinión, elección y decisión; no le llevemos a donde queremos que vaya, dejémosle que sólo encuentre el camino más justo para él y para su nación.

Los hombres han sido en política victimas del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a analizar y darse cuenta por si mismos que detrás de todo existen intereses de una u otra clase. Lincoln, decía al respecto “se puede engañar por mucho tiempo a algunos, por poco tiempo a muchos, pero nunca a todos”. Eduquemos para comprender, no sólo para informar; logremos que el educando sienta alegría de crear y conocer. Educar es gobernar, cumplamos entonces con este hermoso deber, hagamos de la Educación el arte de proveer y prever; démosle a la niñez y la juventud, la eterna herramienta que le sirva para vencer todos los obstáculos que el mundo y algunos hombres ponen en su camino hacia la felicidad. Si para ello tenemos que ofender con la verdad, digamos dicha verdad sin tapujos, si tenemos alguna vez que negarnos, digamos ese NO rotundamente con todas las fuerzas que nos da nuestro propio razonamiento y nuestra libre decisión.

Sólo haciendo lo que manda nuestra razón, daremos el gran paso hacia la luz. Uno de los más hermosos ejemplos de honestidad y valor es nuestro insigne compatriota, Don Raúl Porras Barrenechea, quien en 1960 durante una conferencia de Cancilleres americanos en Costa Rica, pronunció un memorable discurso, donde pedía a EE.UU., que no abusara de su poder, por lo tanto, cesara el bloqueo económico hacia el hermano país de Cuba, que había optado libremente: caminar por un nuevo orden social y con ello formar al nuevo hombre ; Porras critico duramente al patrón del mundo EE.UU. por exportar una política de miseria, abuso y explotación inmisericorde a los países sub desarrollados. Raúl Porras, se atrevió a decir NO a todo lo que le habían enseñado a defender toda su vida. ¡Gloria eterna al peruano valiente, a la honestidad, al que ama la justicia, la verdad y la libertad!

(Este artículo salió publicado en Setiembre de 1987 en la Revista FULGORES CULTURALES y en la REVISTA MAESTROS Nº 1 del año 2000. Lo reeditamos ahora con el compromiso de revisar más adelante los conceptos que el autor ha variado en la actualidad)

Google+

Nuestro Logo

Nuestro Logo
Movimiento Pedagógico "Maestros por el Cambio"

Traductor

Archivo

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Cantidad de Visitas


Website counter

Denuncian a falso decano del CPPe

Con la tecnología de Blogger.

Brindamos: capacitación, consultaría y proyectos educativos a nivel nacional

Se parte de Maestros por el Cambio

Para su inscripción virtual, hacer clic

Tiene información que desea compartir ?

Quedan todos invitados a compartir noticias, artículos, libros y toda información relevante de su localidad o región.
Lo publicaremos en nuestras redes sociales, para ello enviar dicha información a: mpc.edu.pe@gmail.com

Más Visitados

Nuestra trayectoria (resumen)

Nuestra trayectoria (resumen)
Para esto haz clic en la imagen

Síguenos en:

Vídeo 1

Vídeo 2